lunes, 14 de septiembre de 2015

Puesta a punto después de las vacaciones: Parte I - Los Pies

Como ya ha llegado septiembre he decidido compartir con vosotros lo que para mi es un básico a la vuelta de las vacaciones, la "Puesta a punto" de mi cuerpo, o lo que es lo mismo, una pedicura spa completa, la exfoliación corporal, cuidados específicos para el cutis, el pelo, etc...

Siempre a la vuelta de las vacaciones es algo que tengo la costumbre de hacer, porque aunque estando de vacaciones nos sentimos espléndidos, la vuelta a nuestro cuerpo aunque no lo creáis también le perjudica.


Inicio está tanda de Post con los pies. Sí, los pies primero porque cuando vuelvo de la playa los traigo literalmente destrozados y no es entendible, porque se supone que andar por la arena de la playa es buenísimo... Y sí, seguro que lo es, ¡pero qué se lo digan a mis talones! Bueno que se lo digan a mi planta del pie en general, ¡porque vuelve en un estado lamentable!

¿Mi truco? Os lo explico todo paso a paso, pero antes de empezar os doy un consejo, siempre que os dediquéis a mimaros os recomiendo que os relajéis, que no tengáis prisa por nada, que dejéis el teléfono móvil de lado, que os pongáis música que os estimule y por su puesto no podían faltar las velitas!! Yo soy una adicta a ellas, ¡así que no concibo una sesión de mimos para mi sin ellas!

 

Retirar esmalte de las uñas

Hace mucho tiempo que decidí dejar de usar quitaesmalte sin acetona. Creo que dañan menos la uña y que la hidratan más. Con los que contienen acetona notaba que mis uñas quedaban como muy resecas. El que uso habitualmente es el de Deliplus seguro que ya le conocéis porque es un clásico.


Yo suelo usar disco de algodones porque me resultan más cómodos que el algodón de toda la vida. Lo primero separo las capas de los discos para que me den más de si, ya que para los pies siempre es necesario usar más discos y así  evitar manchar en exceso las uñas o la piel de alrededor que es algo muy común, así que para evitar eso  suelo empapar con muy poco quitaesmalte los discos y ale, a retirar todo el color.

 

Poner los pies a remojo

La parte que más me gusta, introducir los pies en remojo con agua caliente o tibia según el gusto de cada una, de 5 a 10 minutos. Yo suelo utilizar un masajeador de pies que tengo, me da masajes y encima con burbujitas, lo mejor, pero para quienes no tengáis esta opción, os recomiendo que rellenéis un recipiente grande con agua caliente o tibia y le añadáis o bien unas gotitas de aceite esencia con un aroma que os guste especialmente o como yo que uséis un gel que tengáis perfumado y que sepáis que hace mucha espuma.



El gel que he escogido yo es un Smooting relajante con ingredientes naturales de Almendras dulces de BlueMandarines, ¿conocíais está marca? Yo la conocí gracias a Birchbox y desde que la descubrí es un básico en mis potingues. Su filosofía combina exotismo y originalidad con la base del cuidado tradicional. El resultado es una línea de productos frescos y asequibles que se adaptan a las necesidades del día a día.



Cuidar las cutículas

Después de haber tenido un ratito los pies a remojo, los secamos con una toallita y aprovechamos que nuestras cutículas están blanditas para encargarnos de ellas. Lo primero que hago es aplicar un  aceite o crema especial de cutículas a la base de cada uña. Yo siempre he utilizado Emolienta uñas porque aparte de hidratar la uña, la cuida. Dejo actuar la crema durante un minuto y utilizo un palito de naranjo o un empujador para empujar suavemente con un movimiento circular en todas partes donde la piel y las uñas se juntan, incluyendo los lados. 



Retiro las cutículas suavemente con unas pinzas de cutícula para recortar cualquier piel flácida, pero si no es necesario este paso no cortéis la cutículas ya que ayudan a proteger a las uñas de infecciones.

 

Cortar y Limar las uñas

Mi consejo es que utilicéis cortaúñas de alta calidad para evitar uñas encarnadas, hay que cortar las uñas en forma recta hasta justo por encima de la piel. Yo me limo las uñas siempre de una manera muy suave y en una sola dirección hasta que están alineadas para tener una forma cuadrada y limo ligeramente en las esquinas para darles una forma redondeada. Os recomiendo que no utilicéis limas de metal, ya que debilitan y rompen las uñas.

 

Exfoliar y Quitar durezas

Exfoliar para mí es la parte más divertida de la Pedicura Spa. Yo suelo utilizar un exfoliante expecifico para pies, tengo varios y esta vez me he decantado por el Scrub a la Piedra pómez de Bottega Verde. Aplico el exfoliante y masajeo bien los pies, especialmente dónde hay más durezas o piel muerta.


Para quitar las durezas que se forman en los pies utilizo o bien una piedara pomez que me resulta muy efectiva o un rascador especifico de pies que mantiene lisa y suave la planta del pie ayudando a eliminar callosidades y durezas. Está ocasión me he decantado por lo segundo, además tiene dos superficies una más aspera y otra más fina. Yo froto la parte de abajo, los talones, los lados de los talones y alrededor de los dedos. Tener cuidado de no frotar con fuerza, ¡no es cuestión de dejar la piel al rojo vivo!.


Y como me compré en Birchbox la Bolsita Edición Limitada Best Summer Ever y uno de los productos de su contenido era la Pedisilk Lima Eléctrica antidurezas y no la había usado así que también he querido probarla y ver el efecto que deja en mis pies.  Me gusta porque tiene dos modos de velocidad y cada uno se adapta a una zona distinta del pie. A parte de las cosquillas, me ha dejado los pies muy bien.

 

Enjuagar y Secar

Con el agua que teníamos enjuagamos bien los pies quitando todo el resto de exfoliante, pieles muertas, etc. Y a secar a fondo, incluyendo entre los dedos, ¡no lo olvidéis!

Hidratar y Suavizar

Hidratar muy bien la piel con una crema específica para pies tras el uso de la lima antidurezas potencia mucho el resultado, pero si no tenemos ese tipo de cremas os recomiendo que uséis cualquier tipo de manteca hidratante, yo me he decidido por la Luxury Boddy Butter Exotic Coconut de Hawaiian Tropic la que yo tengo es con un envase antiguo, pero  la podéis encontrar en su página. Sus componentes son aceite de coco, manteca de karité y aceite de aguacate, ¿os podéis imaginar su olor no?



Y ahora mi pequeño truco, os va a encantar ♥♥♥ y los pies quedan ¡más que suaves! Echáis una buena cantidad de la crema o de la manteca y literalmente embadurnáis los pies con ella y una vez que estén impregnados de crema, cogéis el rollo del film transparente (sí, sí no me he vuelto loca, el film trasparente que usáis para envolver la comida) y envolvéis los pies hasta los tobillos dejando los dedos al aire para que respiren. Una vez envueltos dejáis actuar la crema así de 15 a 20 minutos. Y cuando ese tiempo haya finalizado, retiramos el papel film y masajeamos bien los pies, por talones, lateral, entre los dedos, hasta que la crema o la manteca se haya absorbido por completo y ¡voila! Los pies más suaves que el "culito de un bebe", os prometo que funciona y de verdad. Si tenéis oportunidad no dejéis de hacerlo porque os vais a sorprender ¡y mucho! 

 

Acabado

Limpiamos las uñas con un poco de quitaesmalte y con el pulidor suavizamos y pulimos y hasta dar ese brillo que nos dejan.

Ahora sólo nos queda dar una base a la uña, yo uso el Endurecedor Nail Nurse Stronger Nail de Rimmel London, elegir un color para esmaltar, también he escogido el esmalte de Rimmel London Salon Pro Nail Colour con Lycra de la Edición Kate Moss Tono Hip hop, estos esmaltes me gustan muchísimo, son muy duraderos, los he probado en las manos y he estado con el mismo color una semana y lo mejo, su precio 6,35€. A mí me han dado muy buen resultado, ¿alguna más los ha probado? y para finalizar aplicamos una capa de Top Coat Secante, yo uso el de Poshé, para mí el mejor que hay ahora mismo en el mercado así que os recomiendo este maravilloso top coat, porque es muy brillante, resistente y seca en 1 minuto tu manicura y te permite en 2 o 3 estar lista para salir de casa sin miedo a que se dañe.

 
¡Ya está! Ya podéis presumir de una pedicura top. Os llevará un poco de tiempo, pero merecerá la pena, ¿no creéis? Y yo feliz porque tengo los pies que ni hubiera ido al mejor centro de estética especializado en pies. ♥♥
 
Y como siempre os digo, podeis compartir este momento con vuestras amigas, vuestra madre o darle una sorpresa a vuestro chico ¡y dejarle los pies como nos los ha tenido nunca!

Con aceite de coco, manteca de karité y aceite de aguacate - See more at: http://www.hawaiiantropic.es/aftersuns.php#sthash.VKBABSZy.dpuf
¡Hasta la próxima! Os espero por El Mundo de Didi.









No hay comentarios:

Publicar un comentario